Un panorama de la cinematografía colombiana del siglo XX

La memoria está activa en la Cinemateca.

14 piezas del patrimonio audiovisual nacional, restauradas por la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano, hacen parte del ciclo “Memoria Activa 2014” que la Cinemateca del Caribe proyectará en dos funciones (2 y 9 pm) en su sede Country, entre el 30 de agosto y el 4 de septiembre. La entrada es libre.
 
Por Julio Lara Bejarano. Jefe de Prensa.
 
Un panorama en 14 películas de la cinematografía colombiana del siglo XX con algunos ejemplos de corto y largometraje que hacen visibles momentos de la producción nacional, como resultado del trabajo que lleva a cabo la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano, ofrece el ciclo “Memoria Activa 2014” que exhibirá la Cinemateca en su sede Country, desde el 30 de agosto hasta el 4 de septiembre, en horarios de 2:00 y 9:00 p.m. con entrada libre.
unnamed (1)
 
(Descargar programación diaria aquí)
 
La obra encargada de dar inicio a las jornadas de proyección es “La boda del acordeonista” (1986), del realizador Luis Fernando “Pacho” Bottía, quien recientemente estrenó “El Faro” en carteleras nacionales. A su lado estarán piezas como “Cadáveres para el alba” (1975), “Canaguaro” (1981), “María Cano” (1990), “El río de las tumbas” (1965), “Camilo Torres, el cura guerrillero” (1974), “La huerta casera” (1947), “Milagro de sal” (1958), “La mansión de Araucaima” (1986), “Mariposas S.A.” (1986), “Tiempo de morir” (1985), “El Valle del Cauca y su progreso” (1926) y “Garras de oro” (1926).
Procesos análogos y digitales se combinaron para la preservación de las obras que hacen parte de esta muestra. En casos como “Esta fue mi vereda” (1959) desde una copia positiva de exhibición en 35 mm, único elemento encontrado, se adelantó la duplicación. En otros se acudió a los negativos que contienen el montaje original de las películas. Por la calidad de estos soportes fotoquímicos, se escanearon, fotograma por fotograma, en alta definición, con el posterior procesamiento de la imagen y el sonido con aplicaciones digitales, dando como resultado una calidad satisfactoria que ha permitido “revivir” estos importantes contenidos.
La versión remasterizada de cada obra en resolución de alta definición, se logró gracias a los recursos aportados por el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, administrado por Proimágenes Colombia, en el marco del Programa Fortalecimiento del Patrimonio Audiovisual Colombiano, aprobado por el Consejo Nacional para las Artes y la Cultura en Cinematografía, CNACC, presidido por el Ministerio de Cultura.