Septiembre 7 a 10: 4:00 y 8:30 pm.

Septiembre 11 a 13: 6:15 pm.

Robert Desnos Veniamin, un estudiante adolescente ruso víctima de una crisis mística en la que está convencido de que el mundo se ha rendido al mal y que ya no hay moral, sorprende a su madre, a sus compañeros y a todo el instituto con sus preguntas: ¿las chicas pueden usar bikini en la clase de natación?, ¿se debe enseñar la teoría de la evolución en las clases de ciencias naturales?… Los adultos ya no saben qué hacer con las certezas de un chico que sólo se guía por las sagradas escrituras. Su profesora de biología, Elena, es la única persona que se atreverá a desafiarlo en su propio terreno. He ahí el peligro.

Dirección: Kirill Serebrennikov.

Guión: Kirill Serebrennikov, inspirado en la obra de Marius Von Mayenburg.

Producción: Yuriy Kozyrev, Diana Safarova, Ilya Stewart.

Productora: Hype Film.

Reparto: Viktoriya Isakova, Yuliya Aug, Pyotr Skvortsov, Aleksandr Gorchilin, Aleksandra Revenko.

Fotografía: Vladislav Opelyants.

Edición: Yuri Karikh.

Diseño de producción: Ekaterina Shcheglova.

Música: Ilya Demutskiy.

Supervisión sonora: Boris Voyt.

Duración: 118 min.

Género: Drama.

Año: 2016.

Países: Rusia.

Idioma: ruso, subtitulado al español.

Censura: 16 años.

Nominada:

Festival de Cine de Cannes, 2016 – Premio Una cierta mirada.

Ganadora:

Festival de Cine de Cannes, 2016 – Premio François Chalais a Mejor director.

Premios del Cine Europeo, 2016 – Mejor música.

Festival Internacional de Cine FEST, 2017 – Mejor película, actor, director.

Sindicato de Críticos de Cine Rusos, 2017 – Mejor actriz de reparto, compositor.

Festival de Cine de Nashville, 2017 – Mejor actor.

Año de Cine Ruso, 2016 – Mejor película.

CRITICAS:
Leslie Felperin: The Hollywood Reporter.
<em>”Un análisis universalmente relevante sobre el fanatismo religioso y, al mismo tiempo, una mirada incriminatoria y satírica a la Rusia moderna.”</em>
Guy Lodge: Variety.
<em>“El estudio de Kirill Serebrennikov sobre el problema del despertar religioso de un adolescente es tan estéticamente cinético como riguroso intelectualmente.”</em>  
Carlos Bonfil: Diario La Jornada.
<em>“La cinta de Serebrennikov posee el ritmo vertiginoso que acompaña a los exabruptos verbales de su protagonista imberbe. Es, de principio a fin, un relato sobrecogedor y fascinante. Las confrontaciones morales e ideológicas (en rigor, viscerales) entre el hijo y la madre, el alumno y su maestra, y la directora del plantel y la docente rebelde, suben de tono con una violencia inusitada. Todo siempre con el resto de los alumnos como testigos atónitos, y la foto oficial de Vladimir Putin en un muro como una presencia ominosa. Cabe recordar que hace apenas tres años, el mandatario ruso decretó la libertad de la enseñanza religiosa en las escuelas públicas, terminando así con décadas de laicismo. A través de esta dura parábola del discípulo extraviado en el dogma cristiano, el realizador procede a un cuestionamiento implacable de la deriva totalitaria en Rusia, algo que ya había mostrado, en un tono narrativo más sosegado, aunque igualmente mordaz, su compatriota Andrei Zvyagintsev en su espléndida </em><em>Leviatán</em><em> (2014).”</em>