(Gifted)

Julio 13 a 16: 6:15 pm.

Julio 17 a 19: 4:00 y 8:30 pm.

Frank Adler es un hombre soltero que está criando a su sobrina Mary, una niña de siete años con unas extraordinarias habilidades para las matemáticas. Su abuela Evelyn lo sabe bien. Mientras Frank intenta que su sobrina lleve una vida normal, como cualquier niño de su edad, y que disfrute de su infancia, Evelyn tiene otros planes para la niña, y pretende potenciar sus habilidades. Como consecuencia, Frank se verá obligado a luchar desesperadamente por su custodia.

Dirección: Marc Webb.

Guión: Tom Flynn.

Producción: Andy Cohen, Karen Lunder.

Productoras: Dayday Films, FilmNation Entertainment, Fox Searchlight Pictures, Grade A Entertainment.

Reparto: Chris Evans, Jenny Slate, Octavia Spencer, Lindsay Duncan, Mckenna Grace, Keir O’Donnell.

Fotografía: Stuart Dryburgh.

Edición: Bill Pankow.

Diseño de producción: Laura Fox.

Decoración de set: Vera Mills.

Música: Rob Simonsen.

Supervisión de edición sonora: Ron Bochar.

Duración: 101 min.

Género: Drama.

Año: 2017.

País: Estados Unidos.

Idioma: inglés, subtitulada al español.

Censura: 16 años.

CRITICAS:
Brian Truitt: USA Today.
“El guion de Tom Flynn está lleno de frases buenas (…) Webb tiene mucha más confianza y es más interesante en una película íntima (…) trata a sus personajes con una mezcla sana de respeto y realismo”
Antonio Trashorras: Fotogramas.

“Aunque el más básico instinto de supervivencia cinéfila recomienda alejarse de los largometrajes con niño adorable, a veces surgen excepciones como esta apreciable película (y eso que, encima, la criaturita de marras se presenta aquí con la vitola de superdotada). (…) Marc Webb vuelve a la maniobra emocional en formato pequeño con esta precisa fusión de las virtudes de ‘Kramer contra Kramer’ (Robert Benton, 1979), ‘El indomable Will Hunting’ (Gus Van Sant, 1997) y, por supuesto, ‘El pequeño Tate’ (Jodie Foster, 1991), otra rara aproximación a los infantes especiales que no promueve el suicidio neuronal. Pero si algo evidencia la conmovedora pero nunca sensiblera ‘Un don excepcional’ es la impronta de ese elegante manipulador de sentimientos llamado James L. Brooks, responsable de ‘La fuerza del cariño’ (1983) y, sobre todo, ‘Aprendiendo a vivir’ (1994), títulos que contienen parte del catálogo de recursos que convierte este film en una dura prueba para espectadores entre la exigencia y el cinismo.”

 

Pablo O. Scholz: Diario Clarín.

“(…) Webb intenta sopesar lo que desea la abuelita, con buenas intenciones, pero metodología errada y nefasta, con lo que siente Frank. Un caso aparte es la construcción del personaje de Mary. (…) En síntesis, Un don excepcional es más que una película hecha para televisión, aunque su formato y la elección de ciertos encuadres se le asemejen, tiene cuidado en el abordaje y buenas actuaciones. Es la película con actores que uno puede llevar a sus hijos sin tener que escuchar disparos, estruendos y tonterías varias.”