Octubre 26 a 31: 6:15 p.m.

Este es el viaje que explora la vida de tres personajes, alejadas de toda referencia social boliviana. Un recorrido a través del recuerdo y el alma de tres vidas que buscan redención en medio de su autodestrucción. Es sobre todo una expresión de una generación olvidada en un país extraviado que busca su propia identidad.
Dirección: Eddy Vásquez. Guión: Eddy Vásquez. Producción: Eddy Vásquez. Productora: Clandestino Filmz, Duende Films. Reparto: Roberto Guilhon, Rodrigo Lizarraga, Deko Bazura, Ángel, Abad Camacho, Pither Vásquez, José Rosales Roca. Dirección de fotografía: Eddy Vásquez. Edición: Daniel Bargach-Mitre, Juan Carlos G. Millo. Diseño de producción: Eddy Vásquez. Dirección de arte: Oscar Octavio Soza Figueroa. Música: Diego Alejandro Basadre Ramírez, Alejandra Lanza, Knut Pasant, José Rosales Roca, Ciudad Satélite. Edición sonora: Martín Miguel García Serventi. Duración: 85 min. Géneros: Drama, Familia. Año: 2013. País: Bolivia. Idioma: Español. Censura: Todo público.
CRITICAS:
Sergio Zapata: Cinemascine.net
<em>“Eddy Vásquez nos permite asistir como pocas veces en las pantallas nacionales a una puesta en escena plagada de frescura, ya sea por la pulcra actuación de los experimentados protagonistas, pero sobre todo por la cadencia de los debutantes que no hacen más que representarse a sí mismos y no interpretar.”</em>
Sergio Zapata: Cinemascine.net
<em>“Cuando Snake conversa con Troy sobre su primer romance adolescente, es cuando el debutante Eddy Vásquez se sirve de la escena para hacer el despliegue de toda su destreza visual y, a su vez, concluir el prólogo de esta declaración de principios que supone El olor de tu ausencia. Con una óptica difusa por momentos, enfoca y desenfoca. Lo aparente se torna invisible, y lo que es aparente es inaprensible para cualquier forma de pensar lo ausente, y nos conmina a este grado de imposibilidad de aferrarnos a algo. Como en la escena que mencionamos, todo se torna difuso, al igual que toda ausencia.</em> <em> </em><em>(…) La comprensión de esta frescura supone uno de los elementos más atractivos y subyugantes de esta ópera prima que nos permite reconciliar a películas hechas en Bolivia con conceptos como realismo y naturalismo, donde la espontaneidad de la puesta en escena es la principal virtud.</em> <em>Las altas cotas de naturalismo que logra Vásquez sólo son posibles por el sacrificio de ciertas vetas formales que se van explorando. El contraste entre el tratamiento que merecen las secuencias entre Snake (Roberto Guilhon) y Troy (Rodrigo Lizárraga) con las secuencias de Deko Bazura es evidente, como con las representaciones de Chely (José Rosales Roca). Pero a esto hay que agregar los insertos de documental que permiten situarnos temporalmente, pero no hacen más que evidenciar el oficio de Vásquez.</em> <em> </em><em>Para ser una constante el no camino, el no futuro, sin política, sin identidad (ya sea como declaración de principios o como alguna forma de justificación generacional), El olor de tu ausencia no ofrece en ninguna secuencia un gesto de desenfado técnico ni negligencia creativa, sino que opta por una edulcorante pulcritud que no encuentra asidero con el contenido. La forma de la pieza la constituyen secuencias que coquetean con el videoclip de manera extraordinaria hasta saldar la deuda nacional con el lenguaje televisivo y por supuesto inteligentes planos secuencia que potencian el carácter a veces nihilista de la obra. Sin embargo, la decisión de doblar el audio potencia la posición edulcorante del filme.”                          </em>